Calidad del Agua: Misión posible

Problemas ambientales

Resolver múltiples problemáticas para garantizar la calidad del agua supone cada día un verdadero desafío para la cadena de actores que se ocupan de ello.

Pequeña curiosidad para los desconocedores: el agua (H2O) nunca está en estado puro.

Es por eso que, para asegurar su potabilidad, de forma regular y reglada el agua es objeto de diversos tratamientos preventivos pues siempre contiene microorganismos, elementos minerales y orgánicos. El agua potable es agua que las autoridades competentes han validado como segura para beber, utilizar en la cocina, para fines domésticos y en la industria, sin que exista peligro para la salud.

Historia sobre la regulación del agua

Fue en el siglo XIX cuando se llevó a cabo una significativa mejora de los sistemas de saneamiento y suministro de agua en Europa. Con ello, se logró tanto reducir un gran número de problemáticas ligadas al consumo de agua sucia como garantizar el aumento de la esperanza de vida. Algo más tarde y ya durante el siglo XX se inició la implementación del sistema de alcantarillado y suministro de agua en los principales centros urbanos europeos. De esta forma, se redujeron de forma cuantitativa los riesgos infecciosos y mejoró de forma cualitativa el estado de salud global de la ciudadanía. (te invitamos a leer brevemente cómo lo cuentan nuestros amigos relatadores de Wikipedia.

No fue, sin embargo, hasta 2010, que la ONU reconoció el acceso al “agua potable limpia y segura” como un derecho humano. (YA habría sido hora 😉)

Criterios de la potabilidad y la calidad del Agua

Una directiva europea de 1998 permite establecer los parámetros para controlar la calidad del agua potable de los consumidores, es decir, el agua del grifo que pasa a través de un sistema de tuberías. Por ejemplo:

  • Presencia de sustancias tóxicas: plomo, nitratos y pesticidas en particular.
  • Detección de posibles fallas en el sistema de tratamiento de agua: contenido de hierro o de cloro, utilizado para desinfectar agua.

Si bien la calidad del agua está regulada por dicha directiva europea, la distribución y calidad del agua potable es responsabilidad del representante local. Cada alcalde es responsable de garantizar el saneamiento de las aguas residuales, la seguridad y la calidad del agua potable distribuida en su municipio.

Los controles de calidad se realizan en varios niveles:

  • A nivel de muestras en agua cruda
  • Antes del tratamiento
  • Después del tratamiento a lo largo de las tuberías.
  • En el grifo del consumidor.

Con el objetivo de conocer algo más sobre la situación en España, veremos que el abastecimiento y la gestión de servicios que garantizan la calidad del agua potable están organizados en torno a cuatro principales actores:

  • 34 % empresas privadas
  • 34% entidades públicas
  • 22% empresas mixtas
  • 10% servicios municipales

(Datos del XIV Estudio Nacional de Suministro de Agua Potable y Saneamiento en España 2016)

Contaminación del agua potable y sus efectos en la salud

El mundo occidental conoce de sobra la problemática de la inecuánime distribución del acceso al agua potable en el planeta. Asegurar este derecho no es el único paso. Garantizar la calidad del agua potable a través de toda la red de saneamiento y suministro sigue siendo un gran desafío hoy por hoy.

No hay que olvidar que la ingestión de agua infectada puede provocar:

  • brotes de gastroenteritis y diarrea mortal en niños
  • envenenamiento por la contaminación del agua por el plomo en las tuberías
  • trastornos de salud debido a la presencia de pesticidas, bacterias de excrementos humanos o animales, residuos de drogas, derrames de hidrocarburos,…

2.000 millones de personas en el mundo todavía beben agua contaminada.  Asegurar la calidad del agua es de vital importancia para los hombres.

Acceso al agua potable

Aunque parezca que es un elemento muy abundante en nuestro planeta, el agua directamente utilizable para el consumo está repartida de forma muy desigual.

Aquellas regiones donde existe una gran escasez de agua y el acceso al agua potable es costoso, tienen además que lidiar con los problemas derivados del agua sucia. Este hecho llega a ser la primera causa de muerte y a provocar multitud de enfermedades. Se calcula que el número de muertes en el mundo por año debido a la mala calidad del agua y la falta de acceso al agua potable es de 3 millones.

Existen multitud de entidades, especialmente ONGs, que dedican sus acciones a implementar medidas que faciliten el desarrollo en regiones menos favorecidas. El acceso sostenible al agua potable es un elemento clave para el desarrollo de esas comunidades. Te invitamos a echar un vistazo y descubrir el admirable recorrido de Manos Unidas en esta línea.

Cuidar el agua

De 1980 a 2010 las precipitaciones en España disminuyeron en 18%. Es imprescindible hacer un uso eficiente de los recursos.

Esta es una de nuestras principales problemáticas: consumimos mucha agua y a menudo más de lo necesario. El agua se usa principalmente para lavar y muy poco para beber, en realidad. Más del 65 % del agua residencial se utiliza en el baño.  Descubre las cifras:

  • WC – 35%, usamos una media de 10 litros cada vez que activamos la cadena.
  • Baños y duchas – 33%, un baño supone de 150 a 200 litros . Una ducha entre 30 y 80 litros .
  • Lavandería – 13%, su consumo es de 40-70 litros .
  • Vajilla – 7%, su consumo medio es de 25-40 litros.

En contrapartida, tan sólo:

  • Comida y bebida: 3%
  • Jardín: 4%
  • Limpieza: 4%

Por ello, nuestra principal recomendación es usar agua sin desperdiciarla. Y, sobre todo, evitar contaminarla.

La escasez de agua potable hoy en día es un fenómeno que empieza a golpear en todas las regiones del mundo.  Garantizar la calidad del agua, potable o no, es deber de cada uno de nosotros.

 

The following two tabs change content below.

Francisco Lamamie de Clairac

Deja un comentario