Contaminación visual, orígenes y repercusiones

Problemas ambientales

La contaminación visual es el conjunto de degradaciones infligidas en el paisaje. Una bolsa de plástico que cuelga de las ramas de un árbol es un ejemplo de contaminación visual. Una serie de paneles publicitarios también. Pero otras restricciones pueden degradar los paisajes: líneas de alta tensión, carreteras y autopistas, …

Marketing Visual: fuente de Contaminación

Fuente de residuos de papel y contaminación química

Los carteles publicitarios que vemos a lo largo de las calles se cambian regularmente, la mayoría de las veces se reemplazan cada semana. Por lo tanto, en una ciudad de tamaño medio, más de 600 carteles grandes se tiran a la basura cada semana debido a las más de 440 vallas publicitarias instaladas en la ciudad, la mayoría de ellas se utilizan a doble cara, mientras que los paneles eléctricos en movimiento contienen hasta tres carteles. Saber que el peso de un póster es de alrededor de 120 g /m2, eso hace 1440 g por póster. Multiplicado por 50 semanas y por 600, Y eso sin mencionar los muchos árboles cortados para producir papel … Este cálculo aproximado no tiene en cuenta la contaminación adicional causada por el adhesivo. Un pegamento que se encuentra en los carteles, pero también en el suelo.

¡La publicidad en cartelería grande supone más de 43 toneladas de desperdicio de papel al año !

Fuente de residuos eléctricos

Cierto número de estos paneles utilizan electricidad para desenrollar los carteles. Además, una gran cantidad de carteles se iluminan desde el exterior con focos o desde el interior gracias a ¡tubos de neón (una fuente adicional de contaminación lumínica ), mientras que todos debemos tener cuidado de reducir nuestro consumo eléctrico! Según la organización defensora de frenar la producción de energía nuclear, la eliminación de paneles publicitarios luminosos y de desplazamiento permitiría un ahorro al menos de 200 GWh por año en cualquier país europeo, es decir, la producción de un reactor nuclear de 900 MW durante más de 9 días sin interrupción. (haga clic en las imágenes a continuación para ampliarlas).

La contaminación visual en una ciudad media europea

Imposible cruzar una ciudad media europea sin ver vallas publicitarias. Imposible escapar de ellas, tal y como se muestra en el mapa. Todos los días, todos los residentes de esta ciudad, las personas en tránsito y los turistas no tienen más remedio que ver esta presentación de diapositivas sin censura. Es suficiente moverse en un eje principal para someterse a estos incentivos al consumo. No hay forma de escapar de él, excepto permanecer en el hipercentro o en algunos islotes residenciales raros que aún se conservan.

Leyenda:
– árbol de publicidad: panel publicitario de pie
– pared de publicidad: panel publicitario fijado a una pared
– árbol de publicidad eléctrico: árbol de pub que consume electricidad para mover carteles
– pared de publicidad eléctrico: pared de pub que consume electricidad para mover carteles

Esta ciudad media europea tiene 7.747 m2 de espacio publicitario fijo (el equivalente a 38 canchas de tenis). Esto le trae casi 19.5 euros por m2, o alrededor de 151,000 euros por año (alrededor del 0.05% de su presupuesto).

Reducir la contaminación visual

Nuestra querida ciudad media europea sería mucho más atractiva si cada “árbol de publicidad ” fuera reemplazado por un árbol realmente hermoso. Un árbol frutal también sería tan nutritivo como el dinero recibido para plantar estos paneles metálicos en su tierra. En cuanto a los carteles de pared, estos podrían ser reemplazados por paredes verdes. Todo ello sería incomparablemente más hermoso además de ofrecer una amplia variedad de cualidades ambientales. Otra ventaja de estos es que nunca están “etiquetados ecológicamente”, lo que le ahorraría al municipio 240,000 euros al año en la eliminación para el reciclaje de estos productos eléctricos, dinero que podría asignarse a la instalación y mantenimiento de dicha vegetación.

Otro aspecto negativo de estos signos está relacionado con su ubicación a lo largo de las calles. Para cambiar regularmente los carteles, los profesionales no dudan en estacionar su vehículo en la acera o en las vías para bicicletas de una manera completamente ilegal y desafiando a los peatones o ciclistas que muy a menudo deben pasar entre el vehículo y una pared, o deben elegir pasar por la carretera a riesgo de ser golpeados. ¡Todo eso para publicidad!

Es importante tener en cuenta que la autorización para desplegar estos paneles no es responsabilidad exclusiva de las autoridades locales.

Pequeños pensamientos sobre publicidad

La publicidad existe desde hace poco para las pequeñas empresas y actividades locales; es sobre todo el vector de propaganda de grandes empresas multinacionales y actores de la gran distribución.

Recordemos que el desarrollo imprudente de grandes superficies perjudica la supervivencia del pequeño comercio local.

Segregación ambiental

En este sentido, podemos hablar de “segregación ambiental”. A menudo solo el centro histórico de la ciudad se salva de este tipo de publicidad. ¿Por qué los modestos habitantes de los distritos periféricos tampoco tendrían derecho a un ambiente de calidad? Nunca se ha demostrado que la actividad económica de una ciudad estuviera vinculada a la publicidad exterior. Muchas ciudades importantes en el norte de Europa (por ejemplo, Copenhague o Bergen) tiene una economía floreciente y no practica publicidad exterior con los excesos observados en otros centros urbanos. Otro ejemplo, con Sao Paulo en Brasil donde el alcalde decidió prohibir y eliminar por decreto todos los paneles publicitarios de la ciudad en 2007. El argumento económico no puede justificar el deterioro del entorno de vida de las ciudades.

La publicidad que utiliza los principales medios de comunicación (TV, carteles, revistas, radios, etc.) es la fuente de muchos de los males de las llamadas sociedades “modernas”: consumo excesivo de bienes, alimentos, la noción de ” marcas “, por lo tanto, sobreproducción de energía; de ahí la necesidad de energía nuclear, más espacio y áreas industriales,… La publicidad es el combustible del consumo: luchar contra la publicidad es atacar el mal del consumo excesivo en la fuente; luchar contra la publicidad ilegal es defender la economía local contra la delincuencia de las principales potencias económicas. La contienda publicitaria ha alcanzado un nivel tal que si Shakespeare viviera en estos días ya no escribiría “Creo, luego existo”, sino “Tienes que consumir menos”.

Cuestión de salud

Así como el médico recomienda que sus pacientes con sobrepeso coman menos para evitar problemas de salud, cada vez más observadores abogan por la reducción rápida de los estilos de vida que consumen recursos para evitar el infarto social y ecológico global. Darse cuenta de que hay límites para sus aspiraciones materiales y contenerse es una madurez de la que la humanidad todavía está muy lejos. Es cierto que el capitalismo, al extenderse por todas partes, no fomenta la moderación, ignora la saciedad, ignora la parsimonia: solo la rotación y su crecimiento cuentan. Y es precisamente la contaminación visual la que impide romper este tabú: reducir el consumo

¿Que hacer?

Podemos luchar contra la señalización ilegal al aire libre. Esto significa preservar el campo y la independencia mental. El método más efectivo es actuar sobre el terreno. El despertar de la conciencia debe pasar principalmente por la acción individual, más fácil, simple y ligera de implementar.


-Puede invitar a parlamentarios a redactar una nueva ley que regule la ubicación de los letreros, según lo propuesto por las asociaciones de protección ambiental.
-Si usted es paciente y le gusta informarse en el fondo, puede lograr que se reduzca el número de vallas publicitarias por medios legales. Existen asociaciones que se dedican a esto y le pueden informar sobre lo que es legal y lo que no lo es, o referirse al código del entorno.
-Puedes ayudar a los actores existentes: únete a grupos de ciudadanos existentes. Únete a sus acciones. Suscríbete a sus publicaciones periódicas, discuta en el foro,…
-Si se entera de que una empresa de carteles no violentos va a ser juzgado lejos de su hogar, demuestre su solidaridad escribiendo a la prensa, al gobierno y al sistema de justicia que considera que su acto es legítimo.
– Solicite al alcalde de su ciudad que reescriba las viejas regulaciones locales relativas a la publicidad, siguiendo al menos las recomendaciones de las asociaciones involucradas en este tema.

The following two tabs change content below.

Francisco Lamamie de Clairac

Latest posts by Francisco Lamamie de Clairac (see all)

Deja un comentario