Economía circular, el nuevo paradigma

Economía Circular

La economía circular tiene como objetivo modificar el paradigma económico con respecto a la llamada economía lineal. No es un plan aleatorio, es un modelo empírico que supone reducir el desperdicio de recursos y el impacto ambiental, y además asegurar la eficiencia en cada etapa de la vida del producto.

Esto significa que ES POSIBLE cambiar la forma en que actualmente producimos y consumimos.

Podemos ir más allá y elegir los verbos de las acciones que deseamos lograr. Proponernos eliminar los desperdicios y no sólo reducirlos. La coordinadora regional de Eficiencia de Recursos para América Latina y el Caribe de ONU Medio Ambiente, Adriana Zacarías, afirma que es posible eliminar hasta un 99% los desechos de algunos sectores industriales y un 99% de sus emisiones de gases de efecto invernadero. Es muy simple:

“Tenemos que inspirarnos en la naturaleza en donde no existe el concepto de desperdicio”.

El paradigma circular es propio de la naturaleza

Paradigma del consumo

El sucesor de la revolución industrial, el siglo XX, vivió la aparición de una sociedad de consumo que ha visto crecer drásticamente su tasa sobre los recursos naturales multiplicándola por un factor de 10. El plan de trabajo de las Naciones Unidas para el medio ambiente (PNUMA) y otras organizaciones pone de manifiesto que el nivel de consumo de los recursos naturales será insostenible en 2050. Las tendencias en el crecimiento del consumo en los países desarrollados y la aspiración de los países emergentes a un patrón de consumo similar, confirman las previsiones de los expertos.

Es tiempo de practicar la sensatez. La reflexión precede a la atención y al cuidado. Luego, se trata de ser creativo, atrevido, proactivo. Ya hay mucha gente actuando, puedes unirte al grupo de interés que más te resuene.

Gestión de los recursos

El nuevo modelo económico apunta a la gestión sobria y eficiente de los recursos. Por lo tanto, el futuro conducirá a una profunda evolución en el seno de las organizaciones (tanto locales como modales) y modos de vida.
En algunos países de Europa ha surgido la creación de un nuevo Ministerio para dar impulso y respuesta a la problemática ambiental y a la necesidad de nuevos modelos de gestión.  En España, el año 2017 fue importante por el lanzamiento por parte del Ministerio de la Transición Ecológica y Solidaria de una hoja de ruta para establecer las herramientas operativas y pasar de un modelo económico lineal a un modelo económico basado en el ciclo de vida del producto, considerado como recurso.

De la economía lineal a la economía circular

El patrón de la economía lineal propia de países occidentales consiste principalmente en la extracción, producción, consumo y eliminación. Esta guía ya no permite aprehender un futuro razonable. Es necesario pasar a un modelo económico sin residuos que defienda mayor aprovechamiento del uso de los recursos y cuide el impacto ambiental de nuestras acciones en el entorno.

Este objetivo de la economía circular tiene en cuenta tres campos:

  • Producción y suministro de bienes y servicios;
  • Consumo a través de la demanda y el comportamiento del consumidor (económico o ciudadano);
  • Gestión de residuos con el recurso prioritario al reciclaje que permite completar el ciclo.

El bienestar de las personas está ligado al bienestar de su entorno. Esta una relación de reciprocidad.

Beneficios Globales

La transición a una economía más circular implica ganancias ambientales, pero también una fuerte reasignación de empleo entre actividades intensivas de extracción de materiales y aquellas que contribuyen a reciclarlas. Apenas una breve reflexión nos permitirá apreciar el alcance de la transformación en el trabajo. Se estima el volumen de empleo hoy en 800,000 empleos equivalentes a tiempo completo.

Gestión territorial en la economía circular

La aplicación de la economía circular desafía todas las políticas territoriales. Por lo tanto, las regiones tienen un papel crucial que desempeñar en términos de organizar y aplicar la economía de recursos en las políticas públicas y en su implementación por parte de todos los actores locales.

Cada región posee una idiosincrasia que la hace única y particular de forma que cada una tendrá que desarrollar políticas y acciones ad hoc.

 3 campos de acción de la economía circular

Las empresas tienen un papel vital en la creación de este nuevo paradigma. Cada acción en pro de vías más reflexionadas será un logro para todos.

  1. El suministro sostenible: se refiere a la explotación y/o extracción de recursos con el objetivo de realizar una explotación eficiente. Además, pretende limitar los desechos de explotación y el impacto sobre el medio ambiente. El ámbito de trabajo es especialmente prioritario en la explotación de materiales energéticos, minerales o en agricultura y silvicultura para materiales y energía renovables y no renovables. Este pilar cubre elementos relacionados con compras privadas y públicas (empresas y comunidades).
  2. El diseño ecológico tiene como objetivo el diseño de un proceso, un bien o un servicio. Debe tener en cuenta todo el ciclo de vida minimizando los impactos ambientales. Este es sin duda un activo para la estrategia de producto de una empresa. Resulta crucial invertir en el campo del diseño ecológico para innovar, mejorar, crecer y diferenciarse. Existen herramientas y acompañamientos.
  3. La ecología industrial y territorial también conocida como simbiosis industrial, es un modo de organización entre empresas a través de intercambios de flujos o agrupación de necesidades. Pilar de la economía circular, la ecología industrial y territorial tiene como objetivo optimizar los recursos en un territorio: las energías, el agua, los materiales, los residuos. También, el equipo y la experiencia. Un enfoque sistémico se basa en el funcionamiento de los ecosistemas naturales.

Pero no se trata sólo de encarrilar sus elecciones en las fases iniciales de fabricación del producto, sino también reconsiderar las estrategias de comunicación, debiendo modificar sus mensajes, campañas y publicidad.

Ciclo de vida del producto

Una vez que el producto ha sido diseñado y fabricado, es esencial que todos los actores converjan en el modo de empleo y aprovechamiento del valor del producto.

  1. La economía de la funcionalidad favorece el uso sobre la posesión y tiende a vender servicios relacionados con productos en lugar de los productos en sí. Muchos sitios se ocupan de la economía de la funcionalidad
  2. El consumo responsable debe llevar al comprador, ya sea un actor económico (privado o público) o ciudadano consumidor, a tomar su decisión teniendo en cuenta el impacto social y los problemas medioambientales en todas las etapas del ciclo de vida del producto (bienes o servicios) .
  3. La extensión del periodo de uso por parte del consumidor conduce al uso de reparación, venta o compra de segunda mano, regalo, intercambio, trueque,…
  4. El reciclaje tiene como objetivo utilizar materias primas a partir de residuos. Pero no sólo. Reciclar también es posible en casa.

En ocasiones, la dificultad del avance reside en el desconocimiento de la vía a seguir. En este caso, no debemos detenernos ya pues la vía se muestra bastante clara frente a nosotros.

¿Te unes a la circularidad de la economía? Si deseas conocer más detalles técnicos sobre la aplicación de la economía circular, consulta nuestra publicación La Economía Circular como respuesta al cambio climático TODO LO QUE NECESITAS SABER

 

 

 

The following two tabs change content below.

Francisco Lamamie de Clairac

Deja un comentario